Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

jueves, 14 de noviembre de 2019

Bulbophyllum ambrosia (Un Bulbophyllum que huele bien)

Con frecuencia habrás oído que los Bulbophyllum huelen mal. Eso es cierto en algunos casos. Utilizando este recurso para captar polinizadores atraídos por olores intensos y desagradables. Pero también hay otros de olor agradable, como el Bulbophyllum ambrosia. Se encuentra en zonas de China y Vietnam, en bosques perennes o semi-caducifolios, situados hasta los 1.300 metros de altitud. Crece en la base de los árboles o con frecuencia en piedras calizos y rocas musgosas.




Fue descrito por Schlechter en 1919. Sus bulbos son unifoliados y las hojas fuertes, de aspecto coriáceo. Las  bonitas flores solitarias, son de color crema con venaduras. Miden aproximadamente unos 3 centímetros y aparecen a finales del invierno o primavera. Como dijimos arriba, el aroma de las flores es dulce y agradable, recordando a la miel.


Yo cultivo mi planta (comprada en Octubre de 2017 a Flora del Trópico-Madrid) montada en un trozo de corteza de alcornoque, aunque también puedes hacerlo en macetas bajas y anchas, con cortezas de pino de tamaño pequeño y abundante material de drenaje, que evite estancamientos de agua. También puedes animarte a probar su cultivo sobre una loseta caliza con una capa de musgo. Dale un lugar con luz suave y temperatura cálida, que no pase frío. Riegos moderados, con un descenso a finales del otoño y parte del invierno, buena ventilación y humedad alta, en torno al 80%. Si lo tienes en maceta, cada dos años trasplanta y cambia el sustrato. Si crece mucho puedes hacer divisiones y ampliar tu colección o alegrar a algún amigo si se lo regalas. Si aún no lo conoces, no lo dudes y anímate a conseguir uno.


Sinónimos Bulbophyllum ambrosia subsp nepalense. Eria ambrosia, Bulbophyllum watsonianum o Bulbophyllum amygdalinum.

Ref.: wikipedia.org, orchidspecies.com

Phalaenopsis mannii (Una de las más bonitas)

Una orquídea Epifita del Sudeste Asiático, descrita por Heinrich Gustav Reichenbach, en 1871. Si te gustan las orquídeas de tamaño discreto, ésta te dará, a cambio de cuidados muy sencillos, una bonita y larga floración.



Crece sobre árboles y grandes helechos en bosques tropicales, hasta los 1.500 metros de altitud en la India, Nepal, Bután, Birmania y zonas de Vietnam y China. Con frecuencia cerca de corrientes de agua, en zonas sombreadas y húmedas. Su inflorescencia puede alcanzar hasta los 40 cms. y lleva numerosas flores que darán color durante algunas semanas a tu invernadero.




Necesita mucha humedad, pero un riego discreto. Le encanta el calor, colócala evitando el sol directo y procurando una buena ventilación. Abona ligeramente cuando empiece el período de crecimiento vegetativo. Al regar no mojes las flores. Vigila la aparición de cochinillas y pulgones. Si aparecen, trata la planta con pulverizaciones de insecticidas específicos cada 5 días, durante 2 ó 3 semanas, hasta que desaparezcan.



Por su condición de epifita, es mejor montarla sobre corcho o madera con un poco de musgo. Sus flores lucirán mejor así. Si optas por cultivarla en maceta, usa un sustrato estándar de cortezas de conífera, con un buen drenaje y riega un poco menos. Compré la planta en Diciembre de 2017 y ha estado bastante olvidada, hasta que esta primavera me ha sorprendido con su primera floración.



Sinónimos: Phalaenopsis boxalli. Polychilos mannii

Ref.: wikipedia.org, orchidspecies.com

sábado, 10 de febrero de 2018

Epidendrum paniculatum (En flor después de 6 años)

Muchas veces me habéis comentado que alguna de vuestras plantas no ha vuelto a florecer y siempre os he recomendado paciencia, aunque las condiciones de cultivo sean las adecuadas a la especie, a veces se toman su tiempo. Me ha ocurrido lo mismo con este bonito Epidendrum que ha tardado 6 años en volver a lucir sus delicadas y aromáticas flores.


Epidendrum es un género de orquídeas de los bosques tropicales americanos que agrupa unas 1.000 especies y que aún está en revisión por parte de los botánicos, por lo que muchas de ellas son reclasificadas en nuevos géneros.
El Epidendrum paniculatum Ruiz y Pavón 1798 es una robusta planta epifita (ocasionalmente terrestre e incluso litófita en piedras con musgo) que alcanza hasta un metro de altura con largos tallos cilíndricos y fuertes hojas lanceoladas verde intenso que florece con profusión en panículas péndulas con numerosas flores estrelladas fragantes de unos 2,5 cms. que se suceden durante largo tiempo. Los pétalos y sépalos son verdes, distribuidos en forma de estrellas de aspecto ligero y el labelo presenta numerosas variaciones de color, desde blanco puro, hasta blanco verdoso con centro púrpura, rosado o lila. Es originario de Costa Rica, Belice, Panamá, Surinam, Venezuela, Guayana Francesa, Colombia, Brasil, Perú o Argentina donde crece en bosques tropicales húmedos hasta alturas de unos 2.000 metros. En ocasiones también crece como fuertes arbustos sobre el suelo.


Su cultivo es sencillo, puedes montarlo sobre madera o un trozo de corteza de alcornoque con musgo sobre las raíces, aunque dado el tamaño que alcanza, puede ser más sencillo manejarlo si se planta en una maceta con peso en el fondo para que no se vuelque. El sustrato es el común en las orquídeas epifitas a base de cortezas de pino de tamaño fino (puedes añadir algo de perlita) y material de drenaje como arlita o poliestireno expandido. Entutora los tallos que con el tiempo toman forma colgante y ocupan bastante espacio.

Planta comprada a Ryanne Orchidées (Francia) en 2012

Le gusta un lugar luminoso, con humedad alta, temperaturas intermedias tirando a cálidas, riegos abundantes en las épocas de crecimiento con un ligero reposo después y fertilizaciones a bajas concentraciones en los mismos períodos. Dale siempre una buena ventilación, sobre todo si sube la humedad o utilizas difusores o pulverizadores en el orquidario con el fin de que las flores no se estropeen por el agua que pueda quedar durante la noche y trasplanta cada dos años o cuando el sustrato esté descompuesto y ya no drene bien.


Tiene varios pseudónimos: Ep. caloglossum, Ep. brachythyrsus, Ep. densiflorum, Ep. falsiloquum, Ep. floribundum, Ep. humidicolum, Ep. isthmi, Ep. laeve, Ep. longiforme, Ep. macroceras, Ep. ornatum, Ep. piliferum, Ep. reflexum, Ep. rubrocinctum, Ep. turialvae, Ep. resectum o Ep. syringaeflorum, entre otros.


 Ref. orchidspecies.comM. Julie Freuler "1.000 orquídeas argentinas", Wikipedia.org

jueves, 8 de febrero de 2018

Cymbidium erythraeum (Semanas en flor)

Este Cymbidium, con flores más pequeñas que los habituales híbridos que encontramos en las tiendas, lo compré hace 2 meses a  Flora del tropico  y aún sigue luciendo sus aromáticas flores.


Cymbidium erythraeum Lindl. (1859) crece de forma epifita en árboles, o litófita sobre rocas con musgo, a alturas entre 1.000 y 2.500 metros, en los bosques de India, Nepal, Birmania o Vietnam. Es una planta con pseudobulbos ovoides y largas y finas hojas verdes con tonos púrpuras en la base. Produce espigas florales arqueadas de casi un metro de largas que pueden llevar hasta una docena de flores fragantes y que, en condiciones adecuadas, pueden durar 3 meses. En los países de origen florece a principios del otoño. Popularmente se le denomina Cymbidium de la India. La "variedad flavum" es originaria de China.


Los Cymbidium son plantas que aguantan muy bien el frío, aunque esta especie prefiere una temperatura algo más cálida, así que si la tienes en el exterior, cuando las temperaturas bajen demasiado es recomendable pasarla al interior, a un lugar sin calefacción y con buena ventilación. Soportan un amplio rango de temperaturas, entre 10 y 28 grados, aunque aguantan bajadas puntuales sin mayor problema, por lo que pueden permanecer en el exterior muchos meses (sin heladas y sin exposición directa al sol en verano) y también subidas si son por períodos breves y tienen suficiente humedad. Las temperaturas juegan un papel importante, ya que para inducir la floración, es preciso que haya una diferencia significativa entre el día y la noche, en el período anterior a la floración y también durante la formación de los botones.


El sustrato debe estar formado por turba fibrosa, mantillo de hojas de roble o de haya, cortezas de pino pequeña, trocitos de carbón vegetal, vermiculita, un poco de musgo spahgnum y material de drenaje como poliestireno expandido y bolitas de arlita. Es importante asegurar un buen drenaje, ya que son orquídeas que necesitan un riego frecuente y regular y si el sustrato retiene el agua las raíces se estropearán enseguida, sobre todo si las temperaturas bajan. Hay que darles mucha luz, incluso sol directo en invierno. Una humedad en torno al 50% es suficiente. Pulveriza las hojas si la temperatura sube y asegura siempre una ventilación suficiente. 


Si el ambiente es demasiado seco, son propensos a que las hojas se llenen de araña roja que acabarán decolorándolas y estropeándolas, conviene utilizar un acaricida y pulverizar las hojas con agua para evitar su propagación. También pueden aparecer pulgones, thrips y cochinillas por lo que es preciso revisarlos con frecuencia. Hay otro virus llamado "Mosaico del Cymbidium" (potexvirus) que también puede afectarles. La mejor forma de evitarlo es darles buena luz, buena ventilación y condiciones de humedad, riego y temperaturas apropiadas, evitando extremos que desequilibren la planta y la debiliten.


Para la fertilización, que debe ser regular (cada 2 semanas), podemos utilizar distintos abonos según las fases: En el período de crecimiento podemos añadir un abono 30-10-10 (N-P-K). En el desarrollo floral la fórmula puede ser 10-30-20 y el resto usaremos uno balanceado 20-20-20. Como norma, es conveniente un mayor aporte de Nitrógeno en el período de desarrollo y en la floración reducirlo y aumentar el Fósforo y el Potasio. Es importante que cada 6 semanas, demos un riego generoso con el fin de impedir la acumulación de sales en las raíces que acabarían por quemarlas.


No les gustan mucho los trasplantes, por lo que los haremos cuando los grandes pseudobulbos llenen la maceta o cada 3 años aproximadamente. Entonces mojaremos bien el sustrato, sacaremos la planta de la maceta y retiraremos con cuidado el material viejo y cortaremos con una herramienta afilada y desinfectada todas las raíces estropeadas y aplicaremos un fungicida o canela en polvo. Aprovecharemos para dividir los pseudobulbos en grupos de al menos 3. Si dejamos 4 ó 5 hay más posibilidades de que la nueva planta florezca al año siguiente. 


También podéis encontrarlo con los nombres de: Cymbidium longifolium, Cymbidium hennisianum, Cyperorchis hennisiana, Cymbidium flavum o Cyperorchis longifolia.

Ref. orchidspecies.com, wikipedia.org, efloras.org, cymspecies.com