Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

domingo, 6 de enero de 2013

Paphiopedilum -1 (Vistos de cerca)

En esta entrada vamos a dar un vistazo de cerca a estas hermosas y llamativas  orquídeas popularmente conocidas como Sandalias de Venus o Zapatitos, en alusión a la forma característica de su labelo, suelen ser terrestres, aunque también hay algunas especializadas en crecer en rocas calizas y raramente de forma epifítica. Son monopodiales y la mayoría se distribuyen por amplias zonas de Asia. Suelen ser de pequeño tamaño y con una única flor por planta (en algunos casos reflorecientes), aunque la hibridación comercial ha generado algunas con largas varas multiflorales. Lo más característico es su labelo, que forma un pequeño depósito como un cuenco, y su gran sépalo dorsal muy vistoso. Los laterales adoptan diversas formas, desde pequeños, lisos y redondos a largos, retorcidos, con bultitos o pilosos. Distinguir de los Cypripedium, Phragmipedium, Selenipedium y Mexipedium, con los que comparten ciertos parecidos en la apariencia pero que tienen orígenes geográficos y necesidades de cultivo diferentes.

Las condiciones básicas para su cultivo, ya que hay muchas especies con particularidades, pueden generalizarse acondicionando las plantas con hojas verdes en zonas de sombra y frescas, con humedad elevada y las de hojas moteadas en zonas con algo más de luz y algo más cálidas. El sustrato clásico a base de cortezas de pino se complementa con algún material de drenaje (arcilla expandida o trocitos de poliestireno) y en las que crecen en zonas calcáreas se añaden algunos trozos de piedra caliza (dolomita: carbonato mixto de calcio y magnesio) o simplemente cáscaras de huevo molidas. No conviene que el sustrato se seque demasiado, ni debemos ponerlas al sol directamente o en zonas de fuerte insolación. Tampoco regar a última hora de la tarde para evitar que el agua que queda en el cuello de las plantas pueda estropearlas. En invierno conviene darles un reposo en cuanto a los riegos y aporte de abonos. El trasplante podemos realizarlo después de la floración.

 
 

 
Cuál elegir? Si llevas poco tiempo cuidando orquídeas, lo más fácil es empezar con alguno de los híbridos que encontrarás fácilmente en los centros de jardinería, son de flores espectaculares (como los del tipo denominados "Americanos" o los de tipo "Maudiae") y gran resistencia a los ambientes no muy húmedos de las casas. Si vas a alguna exposición de orquídeas podrás encontrar también numerosos híbridos multiflorales con largos y retorcidos sépalos con una apariencia muy bonita y también muy resistentes. Si quieres dar un paso más, prueba con alguna de las especies, no suelen ser tan llamativos pero hay verdaderas preciosidades y rarezas: Primulinum (Sumatra), Callosum (Indochina, Malasia), Concolor (Indochina, China), Spicerianum (Myanmar), Villosum (China), Insigne (Bangladesh, Nepal), Bellatulum (Indochina, China), Liemianum (Sumatra), Gratrixianum (Laos, Vietnam), Godefroyae (Thailandia), Helenae (Viernam), Kolopakingii (Borneo), Philippinense (Filipinas), Purpuratum (China), Rostchildianum (Borneo) o Sanderianum (Borneo), entre otros muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios