Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

sábado, 24 de agosto de 2013

Supervivencia (Dátiles germinados)

Una curiosidad: hoy al abrir una de las cajas en que guardo algunos tipos de sustrato (cáscaras de frutos secos, sphagnum, etc.) me he encontrado un montón de plantitas verdes brotando entre las cáscaras de las nueces.

Tras la primera sorpresa, recordé que, junto a las cáscaras de nueces, había guardado también varias semillas de dátiles, de los que venden secos para el consumo. El calor y la humedad del orquideario, potenciados por la caja de plástico, funcionaron como un invernadero y las semillas de dátiles han germinado mostrando las primeras hojas de futuras palmeras datileras.

Como hemos comentado en otras entradas, utilizo las cáscaras de algunos frutos secos como mezcla para algunos sustratos: para los Cymbidium que aportan nutrientes al irse degradando lentamente o para las Stanhopeas o Embreas, como material de drenaje y aireante que además impide que el sustrato se salga por los listones de las cestas de madera. Si has comprado algún Paphipedilum, es probable que al trasplantarlo hayas visto restos de cáscaras de piñones que algunos cultivadores utilizan en la mezcla para estas plantas.


Puedes utilizar cáscaras duras como: nueces, dátiles, piñones o almendras, airean, nutren y aseguran el drenaje de tus plantas, además de ser una forma sencilla de contribuir al reciclaje de esta materia orgánica. Otra posibilidad si tienes jardín o huerto, es añadirlas al montón del compost y dejarlas fermentar con el resto de los materiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios