Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

sábado, 11 de octubre de 2014

Orquídeas epifitas (Raíces para fijarse a los árboles)

Cuando los amigos visitan el orquideario se muestran sorprendidos al ver muchas orquídeas que no están colocadas en macetas con tierra, si no fijadas a soportes como ramas, troncos o cortezas de alcornoque y otros materiales. Entonces al comentar que muchas especies de Orquídeas son Epifitas, es decir que viven sobre otros vegetales (arbustos y árboles) preguntan si son parásitas?


Las orquídeas no son parásitas (hay dudas sobre una especie terrestre, el Limodorum abortivum, ya que sus raíces a veces se han encontrado soldadas a algunos arbustos y árboles), únicamente utilizan a otros vegetales como apoyo y soporte para crecer, sin alimentarse del anfitrión (que es lo que hacen las plantas parásitas). El hecho de crecer sobre los árboles les permite alcanzar la luz en las densas y oscuras selvas donde viven o también recibirla de forma tamizada bajo el paraguas de los grandes árboles. Además se colocan a salvo de depredadores como herbívoros o animales que puedan pisotearlas al pasar o arrancarlas buscando alimento en el suelo. Además sus raíces se mantienen aireadas y pueden captar la humedad sin encharcarse como ocurre en el suelo y sus flores pueden ser alcanzadas más fácilmente por los polinizadores al colgar libremente en el aire y también es más eficaz la dispersión de las semillas desde la altura donde crecen.


Las plantas epifitas (Orquídeas, Helechos, Bromelias, Cactáceas, Musgos o Líquenes, entre otras) son más frecuentes en las selvas húmedas tropicales y en los bosques templados lluviosos, donde se dan las mejores condiciones para su especializado desarrollo. En el caso de las orquídeas sus raíces que pueden crecer en cualquier dirección, se fijan firmemente sobre la corteza de los árboles entre las estrías y las grietas y abrazando las ramas y los troncos hasta el punto de que al arrancarlas se rompen muchas veces y a la vez, otras raíces cuelgan libremente para captar humedad y nutrientes o forman estructuras (en ocasiones de muchos kilogramos de peso) en las que van quedando depositados los detritus vegetales y animales (hojas, ramitas, flores, cortezas, musgos, polvo, excrementos, insectos muertos, etc.) que al descomponerse les sirven de alimento. Son habituales en los grandes árboles de las selvas, los grupos colonizadores de plantas como Orquídeas, Bromelias (muchas Tillandsias) y Helechos que tapizan ramas y troncos formando grandes grupos que contribuyen a afianzarse sobre el árbol y captar más alimento. 


La parte externa de las raíces de las orquídeas epifitas es una capa porosa, generalmente blanquecina o plateada si la humedad es baja, llamada "velamen" bajo la cual se encuentran las raíces con clorofila, de color verde. El velamen ayuda a la absorción de humedad ambiental y agua de la lluvia y de los nutrientes. Si tienes en casa alguna Phalaenopsis o alguna Vanda es fácil observarlo: las raíces secas son plateadas, brillantes y apenas las pulverizas o mojas, se vuelven verde vivo, lo que es una buena referencia para el riego en el cultivo en los hogares. Por eso, al cultivar en casa orquídeas epifitas, hay que darles condiciones similares a la naturaleza, por lo que en vez de ponerlas en macetas con turba, donde sus raíces fácilmente se ahogarían y pudrirían con los riegos, se suelen colocar en macetas con sustratos a base de cortezas de coníferas y material drenante y si las condiciones de tu casa, terraza, jardín o invernadero lo permiten, lo ideal es colocarlas sobre los soportes indicados arriba: ramas, troncos, cortezas, corcho, xaxim, etc. 


En varias entradas hemos comentado la forma de hacerlo, pero resumiendo brevemente: usa por ejemplo trozos de corteza de alcornoque (el corcho que venden para los belenes), es barato, fácil de cortar a la medida e indestructible, además de presentar una superficie rugosa que les permite agarrarse. También es una buena elección el saúco o los tronquitos de las vides/parras. En otras partes del mundo, se utilizan maderas de algunos frutales y de otros árboles a ser posible sin resina. Muchas orquídeas las puedes poner con las raíces limpias de todo sustrato, sobre la placa de corcho y fijarlas suavemente, pero con firmeza (por ejemplo con goma elástica o cáñamo o cordón de algodón o alambre plastificado si no encuentras otra cosa). En poco tiempo ellas se encargarán de fijarse adhiriendo las raíces como puedes ver en las fotografías. Para las más delicadas que necesitan algo más de humedad, sitúa sobre las raíces un poco de musgo sphagnum (verde o deshidratado) o de musgo de bosque (el de los belenes de Navidad) y ata sobre el musgo. La almohadilla de musgo ayuda a retener la humedad en la zona de las raíces, lo que es útil de mediados de la primavera a mediados del otoño en este hemisferio, cuando el calor aumenta y la humedad baja mucho. Luego cuelga o ata el soporte en el lugar adecuado para cada una en cuanto a luz y ventilación. Recuerda colocarlas dejando en el soporte más espacio libre en la zona de expansión y crecimiento de la planta para que pueda extenderse a medida que aumente de tamaño.


En el caso de Vandas, Ascocendas y similares, es suficiente colocar las plantas sobre una cestilla de rejilla de plástico o madera y dejar que las raíces cuelguen libremente en el aire, aunque si lo prefieres también puedes fijarlas a un soporte de madera. 


VANDAS, ASCOCENDAS Y RENANTHERAS

Recuerda que en la naturaleza las raíces de las orquídeas epifitas están adaptadas a los ciclos climáticos y los excesos (fuertes lluvias por ejemplo) se ven compensados con viento que seca el agua sobrante. En casa, en un invernadero o en un orquideario, tenemos que estar siempre atentos al estado de las orquídeas fijadas en soportes, porque una tarde de sol excesivo, un fallo u olvido en el riego o en la ventilación, pueden estropearlas, sobre todo las más pequeñas que apenas tienen reservas de humedad. Debemos asegurarnos de pulverizarlas con frecuencia y regarlas al menos una vez al día. Cada dos semanas podemos agregar un poco de fertilizante para orquídeas muy diluido al agua. Será suficiente para alimentarlas.

Ref.: wikipedia.org

2 comentarios:

  1. Oi Angel! Parabéns, uma bela postagem e muito esclarecedora... abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sempre, obrigado por seus comentários e apoio

      Eliminar

Gracias por tus comentarios