Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

sábado, 13 de diciembre de 2014

Phalaenopsis Mini Mark (Cuidados básicos)

Un montón de flores en la Phalaenopsis Mini Mark, posiblemente la especie que más tiempo ha estado en flor de forma continuada en el orquideario (la última vez 8 meses, de diciembre a a agosto). Además sus flores son realmente hermosas, blancas salpicadas de motas finas y el contraste del labelo naranja intenso. Una verdadera delicia. A los nuevos lectores del blog, os dejo información básica para cuidarla, los habituales ya la conocéis de otras Entradas sobre esta Phalaenopsis.


La Phalaenopsis "Mini Mark" es un híbrido secundario, es decir, el fruto de un cruce entre dos especies botánicas del género con otra especie botánica del género. Concretamente procede del cruce de la Phal. Micro Nova (Phal. maculata x Phal parishii) con la Phal. Philippinensis. Los cultivares más conocidos son "Maria Theresa" y "Holm".


Este encantador híbrido produce sin cesar nuevas varas florales permitiéndonos disfrutar de sus flores, de unos 4 centímetros, durante meses. Los pétalos y sépalos son blancos tintados de verde claro con multitud de motas naranjas regularmente dispuestas en líneas y un labelo de color naranja fuerte con algunas motas. El central es más grande que el resto consiguiendo un efecto realmente vistoso.


Para su cultivo puedes tratarla como al resto de Phal. híbridos, optando por montarla en maceta o en una placa de corcho, en este caso debes de controlar más la humedad. En maceta usa una mezcla estándar de cortezas de pino con un poco de musgo sphagnum, unos trocitos de carbón vegetal y poliestireno expandido o arlita para el drenaje. Está a gusto en un lugar con luz suave, evitando el sol directo, una humedad en torno a un 60%, con buena ventilación y con temperaturas entre 14 y 30 grados como máximo. Mantenla húmeda, sin encharcar y procura una diferencia de temperatura de al menos 7 grados entre el día y la noche para estimular la floración. Una fertilización ligera, pero regular la mantiene en flor durante muchos meses. 


Cada dos años conviene que retires todo el sustrato viejo, cortes las raíces dañadas, espolvoreándolas con un fungicida comercial o canela en polvo y la pongas en la misma maceta con sustrato nuevo. Si las varas se secan después de la floración córtalas al ras. Si siguen verdes pero ya no tiene botones en formación, corta la vara a la altura del cuarto o quinto nudo, contando por abajo, para estimular el rebrote de la vara. No mojes las flores al regar y si usas nebulizadores, asegura una buena ventilación para que al atardecer estén secas y evitar la aparición de manchas fúngicas en sus bonitos pétalos. Evita también que el agua se acumule en el cuello de las hojas, sobre todo si la temperatura es baja.


Vigila ataques de cochinilla algodonosa y las incursiones nocturnas de babosas y caracoles que gustan de mordisquear las varas jóvenes y los botones florales. Una forma sencilla y ecológica de hacerlo es colocar sobre la maceta una hoja de col (berza, repollo) y por la noche o por la mañana, retirar los visitantes que hayan acudido al banquete. Si la tienes en casa, es más difícil que aparezcan caracoles, pero si la tienes en un invernadero u orquideario, es casi seguro que se presentarán.

Ref.; wikipedia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios