Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Coelogyne cristata var. hololeuca (Belleza en flor)

Las Coelogyne son otro de los géneros que han estado expuestos a frecuentes revisiones en las que muchas variedades han sido reclasificadas. Actualmente, se acepta la revisión propuesta por la Dra. Bárbara Gravendeel en 1.999 con aproximadamente 200 especies, aunque los estudios filogenéticos continúan, delimitando fronteras con otros géneros como Chelonistele o Pholidota. Son plantas generalmente epífitas y algunas rupícolas que crecen en una amplia variedad de climas. El Coelogyne cristata Lindl. (1821) es una planta de las estribaciones del Himalaya y Borneo donde crece en el musgo de las ramas altas de los árboles o en rocas expuestas al sol, en un clima húmedo, con frecuentes nieblas y bajas temperaturas. Fue descubierto en Nepal por el botánico Nathaniel Wallich y la descripción la realizó John Lindley en 1821. 


 
La forma alba, Coelogyne cristata f. hololeuca (Rchb.f.) M. Wolff & O. Gruss (2007) o su pseudónimo Coelogyne cristata var. hololeuca Rchb.f., Gard Chron. (1881) se diferencia porque las flores son completamente blancas, en vez de tener el labelo amarillo. Son plantas de rápido crecimiento extendiendo un rizoma con bulbos bastante separados de forma ovoide bifoliados que pronto llenan toda la maceta y florecen en varas colgantes de unos 30 cms. con racimos que llevan de 2 a 6 grandes flores de un blanco puro y luminoso.
 
 
Compré la planta de la foto a Ryanne Orchidée (Francia) en diciembre de 2010. Venía en una maceta colgante y no la trasplanté a otro soporte porque son orquídeas que se resienten mucho con los cambios de sutrato y maceta, por lo que es preferible cultivarlos en el mismo recipiente durante varios años permitiendo la formación de grandes matas. Si las plantas son muy grandes y las divides, hazlo en grupos de varios pseudobulbos y ten un poco de paciencia hasta que las nuevas divisiones se asienten y comiencen a desarrollarse y florecer. En febrero de 2011 empezó a florecer con dos espigas florales colgantes con varias flores de tamaño grande muy vistosas y que duraron hasta finales de marzo. Aunque muchos autores indican que las flores son fragantes, mi planta no tenía aroma y lo mismo le ha sucedido a algunos amigos que también la cultivan. 


 
Son plantas para situar en invernadero templado e incluso frío dado su origen, aceptando temperaturas en un rango que en los extremos pueden llegar desde los cero grados hasta los 30, aunque lo ideal sería entre 14 y 25 en verano y de 2 a 14 en invierno. Colócalas en un sitio bien iluminado, con niveles de humedad entre el 60 y el 80%, en macetas o cestillas colgantes preferiblemente, con una mezcla de cortezas de pino pequeñas y medianas, un tercio de sphagnum y material que garantice el drenaje como arlita, foam o similares. Necesita buena ventilación y puedes pulverizarla o nebulizarla con frecuencia, pero no mojes las flores ni los brotes jóvenes para evitar que se deterioren. Fertilízala regularmente y disminuye los aportes de abono y riegos cuando bajen las temperaturas y entra en reposo (otoño-invierno). Si la bonita planta que compraste en flor, no ha vuelto a florecer en años sucesivos, intenta reproducir el ambiente de sus lugares de origen: luz, temperaturas bajas, buena ventilación y humedad alta. Evita los trasplantes y vigila que las raíces no estén contínuamente empapadas. Si la tienes en un invernadero u orquideario con otras plantas, controla la presencia de caracolas y babosas.  

 
Son plantas realmente fuertes que soportan condiciones de cultivo variables y lo único que realmente puede dañarlas son las altas temperaturas derivadas de exposiciones al sol directo o de orquidearios demasiado calientes y baja humedad. Cuando florecen son realmente bonitas. Para disfrutar mejor de toda su belleza cuélgalas y deja que sus flores llenen de color la parte alta del orquideario. Hacen un llamativo contraste si las pones junto a macetas colgantes con helechos que realzarán el blanco puro de las flores.

1 comentario:

  1. Maravilhosa e ótimas dicas pois não consigo fazer a minha florir.
    abraços

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios