Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

domingo, 2 de septiembre de 2012

Orquídeas y Musgo

Si tienes orquídeas o has visitado alguna vez una página en Internet sobre ellas, habrás visto que con frecuencia se habla de la utilización del musgo, generalmente haciendo referencia al musgo sphagnum o de turbera. En realidad son muchas especies, alrededor de 300 en ambos hemisferios(apiculatum, compactum, fuscum, palustre, rubellum, majus ...). En estado natural forman grandes depósitos de turba que se explotan comercialmente.

Para nuestras orquídeas se suele usar "vivo" o verde o bien seco, que es más fácil de encontrar a la venta en tiendas o en la Web. Se caracteriza por su alta capacidad de retención del agua, por lo que colocado alrededor de las raíces ayuda a mantener la humedad que necesitan, o bien mezclado con los sustratos clásicos de corteza mantiene un cierto nivel de humedad.
Si lo utilizas seco debes rehidratarlo previamente antes de su uso y colocarlo sobre las raíces bien escurrido.


El esfagno verde es más difícil de encontrar a la venta, si te haces con una bolsa puedes intentar cultivarlo tú mismo. Sólo necesitas un recipiente de plástico, (en mi caso una caja, como puedes ver en la foto) echar unos centímetros de turba rubia y cubrirlo con otros cuantos centímetros de agua. Luego introduces los tallos en la turba y colocas el recipiente en un sitio con luz no demasiado fuerte y repón el agua a medida que se vaya evaporando y ya está. Con un poco de paciencia irá creciendo, sólo tienes que ir cortando los tallos aéreos que sobresalen sobre el agua. Si dispones de un jardín puedes hacer un pequeño estanque y cultivarlo de igual manera. No debes recogerlo en la naturaleza y comprarlo siempre a proveedores con garantía de procedencia legal.


Además del musgo sphagnum, también se utiliza el llamado "musgo de bosque", como ya hemos comentado en otras entradas. Yo lo prefiero, pues da un aire más natural a las plantas y si lo mantienes húmedo tiene siempre un bonito color verde. Hay muchísimas especies y todas tienen una importancia vital en el mantenimiento de los ecosistemas. Son grandes captadores de agua y humedad, preservan el suelo de la erosión y ofrecen refugio a insectos y pequeños animales como anfibios o reptiles.


 Es más fácil encontrarlos en zonas boscosas, sombrías y con alta humedad, colonizando el suelo, los troncos muertos e incluso las piedras, pero algunas especies soportan condiciones más duras y pueden verse en casi cualquier sitio. Al igual que el esfagno, no debes recogerlo directamente del bosque, en muchos lugares está regulada su extracción, lo puedes encontrar a la venta en la época navideña en los centros de jardinería, en cajas muy económicas. El musgo de la foto tiene casi 9 meses en el orquideario y se encuentra en muy buen estado. Basta con que lo mantengas bien regado y lo sitúes en una zona con luz suave. Vigila que no se haya refugiado alguna babosa o caracol, es probable que encuentres alguna lombriz de tierra, pero son inofensivas para las plantas.
Cuando lo necesites cortas un trozo y lo colocas sobre las raíces de las orquídeas (foto del centro, Bulbophyllum longisepalum), o sobre la madera y sujetas las raíces por encima (foto de la derecha, Barbosella cogniauxiana) que vayas a montar en corcho, trozos de madera o ramas de alcornoque o vid, por ejemplo.


 Si lo riegas con frecuencia mantendrá su color verde. Con el tiempo si se va deteriorando no importa porque las raíces de las plantas ya se habrán afianzado en el soporte y les bastará con los riegos o pulverizaciones habituales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios