Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

domingo, 14 de octubre de 2012

Burrageara "Nelly Isler" (Rojo brillante)

Si buscáis una planta fácil de localizar en cualquier centro de jardinería, económica (de 12 a 16 euros), sencilla de cuidar y que llene de color un rincón de vuestra casa o del orquideario, la Burrageara "Nelly Isler" es una buena opción. Las Burrageara deben su nombre a Albert Burrage.
 
 
Lo más probable es que la encuentres a la venta con el nombre de Cambria, una denominación que utilizan muchos cultivadores como nombre genérico para múltiples híbridos de Odontoglossum con otros géneros como:
 
WILSONARA: Cochlioda x Odontoglossum x Oncidium
BANFIELDARA: Ada x Brassia x Odontoglossum
BEALLARA: Brassia x Cochlioda x Miltonia x Odontoglossum
COLMANARA: Oncidium x Miltonia x Odontoglossum
DEGARMOARA: Brassia x Miltonia x Odontoglossum
VUYLSTEKEARA: Cochlioda x Miltonia x Odontoglossum
 
Y otros varios más, con cultivares difíciles de distinguir en algunos casos, pero todos suelen ser plantas con muchas flores y brillantes colores, sencillas de cuidar. En realidad, la planta de la que se tomó ese nombre comercial genérico para todos estos híbridos es la Vuylstekeara Cambria "Plush" que es una variedad del cultivo de 1931 que realizó el belga Charles Vuylsteke y que hace unos 50 años alcanzó gran popularidad por su belleza, facilidad de cultivo y una extensa producción.
 
El cultivo de la B. Nelly Isler es sencillo, el sustrato es el tradicional a base de cortezas de pino, poliestireno, unas hebras de sphagnum y arlita asegurando un buen drenaje, hay que situarla en un lugar con luz moderada, una humedad entre el 50% y el 60%, un abonado regular y un riego que mantenga el sustrato húmedo pero siempre bien drenado. Una ventilación adecuada siempre es conveniente. Si la pulverizas, procura no mojar las flores ni que quede agua acumulada en las hojas. Puedes trasplantarla  a principios de primavera o en otoño, cada 2 ó 3 años, en función de la degradación del sustrato, ya que con el tiempo el sustrato se descompone y apelmaza reteniendo más agua, lo que es fatal para las raíces. Si tiene muchos pseudobulbos aprovecha para dividirla en grupos de 3 ó 4 y replantarla en macetas no muy grandes, preferiblemente de plástico. Las temperaturas pueden oscilar entre los 12 y los 30 grados, ya que es muy tolerable, aunque es preferible quedarse en una banda media y asegurar una diferencia de aproximadamente unos 7 grados entre el día y la noche para estimular la floración que puede darse dos veces al año. Las flores de tamaño grande con vibrantes tonos rojos en los pétalos y sépalos y con un labelo el doble de grande con tonos más claros salpicado de rayas y manchas aparecen en gran número en varas florales altas y duran en torno a dos meses, aunque a veces hay una sucesión contínua que se prolonga más tiempo. Siempre aporta una llamarada de color al rincón donde la tengas colocada. No suele tener problemas de pulgones, cochinillas u otros parásitos, pero vigila la aparición de babosas y caracoles que gustan de comer las varas florales en formación y los botones.
 
 
Hay otros cultivares famosos como la Burrageara Living Fire, B. Kilauea, B. Stefan Isler, B. Dee Luce y B. Sambu River, aunque la Stefan Isler y la Nelly Isler son los más conocidos y comercializados. Recuerda comprar siempre plantas que tengan aún muchos botones florales por abrirse, para que disfrutes más tiempo de su floración en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios