Información

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información: ttps://www.google.com/policies/technologies/cookies/

miércoles, 17 de octubre de 2012

Restrepiella ophiocephala (originales flores)

Esta orquídea tiene cierta fama de difícil, pero mi ejemplar ha demostrado ser una todo terreno adaptándose a todas las ubicaciones y condiciones y floreciendo puntualmente a finales del invierno todos los años. 

El género Restrepiella (muy parecido a las Restrepias) comprende 14 especies (Ref. Wikipedia): R. bicallosa, R. clausa, R. grandiflora, R. hirsutissima, R. lenkenhoffii, R. lueri, R. microptera, R. norae, R. ophiocephala, R. powersii, R. tubulosa, R. ujarensis y R. viridula.

La Restrepiella ophiocephala (Lindl.) Garay y Dunst. 1966 debe su nombre al parecido de sus pequeñas flores con una cabeza de serpiente con la boca abierta (del griego Ophis: ofidio y Cephalos: cabeza). Recibe otros varios nombres como: Pleurothallis ophiocephala, P. peduncularis, P. puberula o P. stigmatoglossa y es originaria de la zona de América Central creciendo en zonas de sombra intensa y húmedas, como márgenes de ríos y bosques, en zonas hasta los 1.000 metros de altitud.

Aunque puede cultivarse en maceta, si puedes proporcionarle una cierta humedad (en torno a un 70%) se desarrollará muy a gusto montada en una rama de alcornoque, placa de corcho o soportes similares, con algo de musgo en las raíces para garantizarles suficiente humedad. Yo compré la planta de la foto a Flora del Trópico (España) en enero de 2010 y en febrero comenzó a florecer. Es una planta con finos tallos acabados en unas hojas fuertes lanceoladas de color verde intenso y las flores aparecen en los nudos de los tallos y como puedes ver en las fotos son realmente diminutas en torno a 1,5 cms. con el referido aspecto de una cabeza de serpiente y un olor intenso característico. Son de tonos marrones amarillentos salpicada de motas moradas con finos pelillos de aspecto algodonoso.


Inicialmente la monté en una placa de corcho y estuvo en una estantería colgada junto a otras plantas durante un tiempo, luego colgada en una malla metálica en una pared de la casa y, finalmente, la colgué en el orquideario en una zona con luz difusa y alta humedad. En todos los lugares siguió desarrollándose y floreciendo, sin apenas fertilizarla y únicamente duchando (literalmente) con agua tibia toda la planta y empapando el musgo casi a diario desde la primavera hasta el otoño.
En 2010 floreció de febrero a marzo. En 2011 comenzó a florecer en enero y siguió dando flores hasta abril y en 2012 estuvo en flor de finales de febrero a finales de abril.
 Es una planta bastante diferente a las orquídeas habituales y dará un toque original a tu colección. Procura que el agua no tenga mucha cal para que las hojas no se manchen y pierdan su brillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios